LA TETA DE SCHRÖDINGER

¡Hola Amiguillos!

El otro día en twitter vi la foto de una mujer enseñando las tetas y pensé en física cuántica. No sé por qué, será que me está entrando “la pitopausia” antes de tiempo o vete tú a saber! Pero el caso es que estuve un rato mirando aquella foto ejercitando el cerebro, en vez de mi mano derecha.

Pensé que la física cuántica y el erotismo son dos conceptos a priori opuestos, como dolor y placer, una hipoteca remunerada, o la leche sin lactosa. Pero si existe la leche sin lactosa… ¿Por qué no puede existir el erotismo en la física cuántica?

En fin, que aquella fotografía me ayudó a entender “El gato de Schrödinger”, y he pensado en compartir con vosotros mi razonamiento, que es el siguiente:

En 1935 el físico austríaco Edwin Schrödinger presentó un experimento mental para mostrar lo desconcertante del mundo cuántico. Lo hizo a través de un teorema conocido como “El gato de Schrödinger” en el que presentaba (resumiendo mucho) a un gato metido en una caja opaca cerrada con una capsula de veneno que se podía activar o no mientras la caja esté cerrada. Al abrir la caja, el veneno se activa y por lo tanto siempre nos encontraremos al gato muerto. Pero eso no quiere decir que antes de abrir la caja el gato esté vivo. En ese momento, antes de abrir la caja, el gato está vivo y muerto a la vez, ya que hay un 50% de posibilidades de que se active el veneno.

Las conclusiones e interpretaciones de este experimento son muy variadas. Y en algunos casos, muy complicadas para alguien como yo, que copiaba en Ciencias. (En Ciencias, en Sociales….)

Pero el otro día, al ver aquella foto en la que salía una mujer desnuda en una postura un tanto extraña, por fin entendí el teorema del gato de Schrödinger. La muchacha estaba de muy buen ver, pero lo que me llamó la atención no fue su escultural cuerpo, sino el hecho de que se tapara una teta con la mano, dejando ver la otra.

teta

En mi cabeza tiene sentido taparse las dos tetas, mostrando pudor. O bien, enseñar las dos, sin ningún pudor. Pero taparse solamente una, indicaba pudor y no-pudor a la vez. Y pensé: de la misma forma que el gato de Schrödinger antes de abrir la caja está vivo y muerto a la vez, en este caso, ella tiene-pudor y no-lo-tiene a la vez.

Por otro lado, en la física cuántica se teoriza mucho y hay ciertas cosas que no se pueden explicar de forma empírica, sino simplemente de forma matemática. Pero eso no quiere decir que no existan.

De la misma manera, mi teorema de “La teta de Schrödinger” nos hace pensar que aunque no veamos la teta oculta eso no quiere decir que solamente tenga un pecho. Es decir, que a pesar de ser una suposición, (nosotros teorizamos sobre la existencia de esa segunda teta pese a no haberla visto) no es menos cierto que esa teta está ahí. Con su forma de pera y su pezón.

¡Qué fascinante es el mundo de la ciencia!

Y aquí acaba el merluzeando de hoy, amiguillos. Espero que os haya ayudado a entender “el Gato de Schrödinger”.  Yo, a nivel personal, espero que nunca más mire a una mujer en pelotas y piense en física cuántica, es una ordinariez.

 

Hasta la próxima!!

 


SOBRE EL AUTOR (O AUTORES):

STAFF_merluzeando

STAFF_enigmatico

COMPARTE ESTE POST EN TUS REDES:


 

12 enero, 2015

2 respuestas a “LA TETA DE SCHRÖDINGER”

  1. Estáclaro dice:

    Está claro que ella al hacerse la foto también pensó en todo ello y en como aclararía la teoría de un modo sencillo y entendible para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *